Blogia
CLUB DE POETAS

OAREL

OAREL Poema de la guardada amistad

Si tus palabras arrastran
a los recuerdos perdidos
en la conciencia remota,
si el oleaje te afecta
como la muerte de un padre
cuando reclama en la puerta,
si la mentira te nubla
el pedregoso camino
que has de seguir en la vida,
¿por qué sollozos de cuento,
cuando la lluvia estremece
la boca de tus heridas?,
¿por qué no quedo en la sombra
como grabada tu imagen
se retozó en mis retinas?,
¿por qué sensible a tus rasgos
perdurará en mi memoria
cuando te fuistes, amiga?.

Poema de la ausencia

Mancharé de lagunas mis sabanas lisas,
lloraré tantos mares para naufragar,
miraré a la ventana reflejando a la brisa,
y seré quien avise que tú ya no estás,

se caerán esas lágrimas del azul cielo,
se caerán tan despacio de mi ojo de cristal,
y en la noche y oscuro tendré tanto miedo
a sabiendas de nuevo de que tú ya no estás,

y mi vida tendrá un sentido completo
y mi gracia y mi cuerpo moverán al compás,
de aquel niño que canta a ese cielo repleto
de los astros que lloran, porque tú ya no estás,

te diría en el día, en la noche que lloro,
y no vivo en el alba sin poder despertar,
y el oir a mi cama el llamarme a mi solo
rozaría mi alma porque tú ya no estás,

al leer esos versos que escribí tan distante,
recordando tus manos, y tu forma de besar,
recordando esos ojos como perla o diamante,
seguiré fiel llorando porque tú ya no estás,

y si al alba incipiente no noto la ausencia,
de tu perla de nacar que me hizo el amar,
crearé un buen marco por guardar tu presencia,
y seré quien más sienta que tú ya no estas,

y si es poco cual miento y mucho cual digo,
y me callo de pronto para no decir más,
no sabrás en un año lo que mas he querido
y cual todo te amo, porque tú ya no estás.

La palabra

No hay nada más amargo
que una palabra ácida,
nada más ausente
que una palabra vacía,
nada más doloroso
que la palabra a destiempo,
y nada más perfecto
que la palabra adecuada
en su adecuado momento.

Te quiero

caliente, tenue, lisa, suspicaz,
inmensa, gloriosa, humana y tenaz,
redonda y simplista, tal vez algo más,
te quiero y por eso te doy mi verdad,

te quiero y por eso me quito el sombrero,
por ello me asombro al verte llegar,
entre las más bellas, las perlas del mar,
te guardo sembrada dentro del joyero,

te quiero, me quieres, en fín nos queremos,
a la nubes clamo buscando un lugar,
que ocupen el rastro mas bien del vulgar
y entre las estrellas cambien al lucero,

por darte un cobijo, llorarte tal vez,
al mar doy mi canto que expande el amor,
del agua salada intento beber
y encuentro salida bebiendo de vos,

te quiero, me quieres, es cosa de dos,
de noche, de día, al ver la mañana,
despierto contigo a mi lado, ¡por dios!,
te sufro, te siento, dormida en mi cama,

te quiero, me quieres, nosé si merezco,
las alas del ángel que guardan mi sueño,
tus brazos retozan la gracia y el gesto
cuando eres mi dueña y yo soy tu dueño,

la luna te envidia con cierta soberbia,
te quiero redonda, te quiero desnuda,
y el sol te saluda, la envidia se abrevia
y al ver que te quiero se alejan las dudas.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres