Blogia
CLUB DE POETAS

Mi pueblo: una vida entera de recuerdos

Mi pueblo: una vida entera de recuerdos Escrito por Freedom21

Hasta los 16 años viví en Madrid, en la ciudad, rodeada de ruido y contaminación, de gente y de coches. Cada fin de semana, cada Semana Santa, cada Navidad y cada verano, tenía la suerte de poder aislarme de todo ello porque, desde que nací, cada vez que mi familia y yo teníamos un poco de tiempo libre nos íbamos a Los Molinos, el pueblo que me ha visto crecer.

Mi pueblo se encuentra situado en el valle del río Guadarrama, y mi casa, la que tengo desde hace once años está rodeada de naturaleza. Entre mi casa y la de mi vecino hay un sendero por el que siempre me escapaba a la hora de la siesta, en verano, cuando aún no me dejaban meterme en la piscina porque tenía que hacer la digestión, con mi mochila (sólo llevaba mi cuaderno y mi bolígrafo, amigos de tantas aventuras acumuladas que mis dedos vanos relataban como podían) escalaba las rocas que habrían de llevarme hasta mi escondite. Allí, sentada en mi piedra con forma de sofá ponía todo el empeño posible en escribir mis cuentos, mis poemas, mis paisajes, mis sentimientos.

Aquellos días me sentía libre como un pececillo de colores que discurría por el río de agua limpia y cristalina. Divisaba la Peñota, la montaña más grande de todas, la madre de los Siete Picos y del Montón de Trigo. La hermana de La Bola del Mundo, y la confidente de aquel monte, cuyo nombre nunca supe, formado por picos y laderas con que trazaban magistralmente la figura de una mujer, tal vez la mujer que deseaba ser yo cuando abandonara aquel cuerpecito de niña que no tenía problemas y pasaba los días deslizándose por el arco iris de sus sueños.

Todos aquellos sonidos eran música para mis oídos, y cuando podía me escondía tras las zarzamoras para oír el mugir de las vacas, cada cual más alto que, junto al trinar de los pájaros, el relinchar de los caballos y el balar de las ovejas, parecía que me dedicaban una canción. Los grillos me confiaban sus secretos y las mariquitas echaban a volar para hacer realidad mis sueños como agradecimiento cuando me las colocaba en la mano y les susurraba al oído, liberándolas de la prisión donde mi primo las tenía encerradas. Cientos de animalitos condenados a un frasco de mermelada vacío con dos hojas de laurel como máximo entretenimiento, y un minúsculo agujero en la tapa para respirar.

Por la noche, sentada en una hamaca en el jardín, cuando el viento empezaba a soplar y los abetos se unían a mi canción, el cielo empezaba a quemar las montañas y su color anaranjado se filtraba entre mis pupilas para velar por mis sueños, antes de contar todas las estrellas del cielo e irme a dormir con una sonrisa incrustada en el rostro.

Ahora ya he crecido y vuelvo a vivir entre contaminación y ruido acústico. El calor es pegajoso. Los coches lamen el asfalto y los colores y las sensaciones se repiten.
Pero, cada vez que tengo un hueco, cojo el tren de la melancolía y vuelvo a convertirme en un escurridizo pececillo de colores.

(Por Freedom21)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres