Blogia
CLUB DE POETAS

HABANA31

HABANA31

Ante mi asombro

Quiero estrenar un día la grandeza
y saciarte un instante esos antojos
de verme en regias galas con tus ojos,
cazadores de amor y de belleza.

Y excusarte, en la luz, de la proeza
de rendirte a mi hallazgo, así, de hinojos
hincándote los sueños en abrojos,
en abrazos de espinas y extrañeza.

Pues lo inmenso que ves, es tan menudo
y duele de la mano del abismo,
de sombras y de cimas que no nombro,

Te envuelves en ardor y en espejismo,
con esa sed de amor vivo y desnudo,
y amas mi pequeñez ante mi asombro.


La forma susurrada

Yo te hablaba en la noche en tan discreto
tono que serpenteaba hasta tu almohada
que no henchir del rumor la madrugada
se hacía ardua labor, y sensual reto.

Y en tanto murmurar se hacía escueto
el mensaje de voz tan apagada
dejando la palabra encadenada
al mágico y silente vericueto.

Y mientras que tu oído fiel y amable
sin distinguir la esencia del sonido
dejaba la respuesta casi inerte

Yo tentaba a la noche en mi latido,
haciendo del lenguaje indescifrable
la forma susurrada de tenerte.

No pares el eterno movimiento...

Me ha mecido tu ausencia cual arrullo
en esta danza tímida y ardiente
transformada en presencia permanente
que solo se insinúa en un murmullo

que asegura que bailas a mi lado,
queriéndome en el ritmo inexistente,
vistiéndome de lluvias. Sorprendente
milagro del abrazo solapado.

No pares el eterno movimiento
que a ciegas por la piel hiere y avanza,
mojado de ternura, indefinido.

Ay, danza que me traes, como del viento
susurra, que la vida no me alcanza,
para a solas amor, bailar contigo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres